La hiperhidrosis es una enfermedad que afecta a un pequeño porcentaje de la población y consiste en la sudoración excesiva en áreas concretas de nuestro cuerpo. Puede afectar a zonas muy diversas, desde nuestras manos y pies hasta nuestro abdomen o espalda.
La sudoración sucede independientemente de si la persona se encuentra realizando cualquier tipo de esfuerzo físico o si se encuentra en reposo. Así mismo, la temperatura no tiene un papel decisivo ya que la hiperhidrosis puede producirse sin razón aparente.

Causas de la hiperhidrosis

Nuestro cuerpo utiliza el sudor como mecanismo de regulación de la temperatura corporal. Esta transpiración baja la temperatura del área que está sudando a través de la evaporación. Sin embargo, cuando las glándulas sudoríparas presentan hiperactividad, esta afección puede llegar a ser una verdadera molestia en la vida diaria de la persona. Según la causa de sudoración, la hiperhidrosis puede ser dos tipos, primaria o secundaria.

Hiperhidrosis primaria

La sudoración excesiva no es causada por otra enfermedad, por lo que puede ser hereditaria. Este tipo de hiperhidrosis afecta al 1% de la población y no incluye la sudoración nocturna.

Hiperhidrosis secundaria

La sudoración excesiva es provocada por otra enfermedad que el sujeto padezca. Las causas pueden deberse a:

  • Los cambios hormonales generados por la menopausia, la menstruación o el embarazo.
  • Afecciones neurológicas, como puede ser el Parkinson o una lesión en la médula espinal.
  • Infecciones presentes en el organismo.
  • Cáncer (leucemia, linfoma o el mieloma múltiple)
  • Efectos secundarios por consumo de medicamentos.
  • Hipertiroidismo y diabetes.

Tipos de hiperhidrosis

Ya sabemos qué es la hiperhidrosis, cuáles son sus causas y qué tipos existen según las mismas. Pero, ¿a qué zonas puede afectar? ¿Y si sufro sudoración excesiva en todo el cuerpo? A continuación, os contamos qué tipos de hiperhidrosis existen en función de las zonas afectadas.

Hiperhidrosis focal

Esta sudoración se considera primaria y engloba a la hiperhidrosis palmar, la hiperhidrosis axilar, la hiperhidrosis craneofacial y la hiperhidrosis plantar. No suele tener un origen diagnosticado y puede ser hereditaria.

Hiperhidrosis generalizada

Esta es causa de otras enfermedades o patologías y afecta de manera íntegra a todo el cuerpo, lo que puede afectar a la vida diaria de la persona que lo padece, tanto física como emocionalmente.

Tratamientos para la hiperhidrosis

En función de su causa y de las características del paciente, el tratamiento para combatir esta afección será diferente. En Clínica San Clemente somos especialistas en la inyección de toxina botulínica para combatir la hiperhidrosis y este es uno de los tratamientos más frecuentes. Pero, ¿en qué consiste? Gracias a la inyección de bótox en la zona afectada, se bloquean las funciones de las glándulas sudoríparas para que estas no generen más sudor del necesario. Sin embargo, es importante resaltar que este tratamiento únicamente se aplica en palmas y axilas.

Otros tratamientos

  • Los anticolinérgicos: Son fármacos que reducen la actividad de las glándulas sudoríparas de todo el cuerpo y, a su vez, del resto de glándulas corporales. Por lo tanto, se presenta más sequedad lacrimal y bucal entre otras. Este tratamiento puede obtenerse en forma de pastillas o en crema.
  • La iontoforesis: Se trata de un tratamiento en el que se aplica corriente eléctrica muy tenue sobre la piel y con agua. Este proceso genera que las glándulas sudoríparas se inhiban, bloqueando así la sudoración.
  • La cirugía: La intervención se llama Simpatectomía Torácica Endoscópica y está especialmente indicada para la hiperhidrosis palmar y axilar. Se trata de una operación que no necesita hospitalización ya que la intervención es mínima. Consiste en inutilizar o incluso eliminar una parte del tronco del nervio simpático en la zona torácica.

Por último, sea cual sea el tratamiento a seguir, se recomendará aplicar de forma complementaria desodorantes y antitranspirantes para combatir síntomas como el mal olor. ¿Sufres sudoración excesiva y te gustaría olvidarte de este problema para siempre? En nuestra clínica estética de Zaragoza somos líderes en tratar la hiperhidrosis con toxina botulínica. ¡Pide tu primera cita totalmente gratuita!