Ninguna persona es totalmente simétrica, por lo que es muy habitual que los distintos miembros de nuestro cuerpo tengan pequeñas diferencias entre ellos.

Los senos asimétricos por tanto son muy habituales, algo que los especialistas en cirugía estética, y, específicamente en cirugía de senos, vemos con mucha asiduidad.

Asimetría de senos

Desde el punto de vista médico, tener un pecho más grande que otro no supone un riesgo para la salud, salvo que esa diferencia de tamaño haya aparecido repentinamente, lo que sí podría ser indicativo de que algo sucede, en cuyo caso deberíamos buscar ayuda profesional.

Pero desde el punto de vista estético, tener los senos asimétricos sí puede suponer un motivo de preocupación en consulta para muchas mujeres.

Puede que un seno sea mayor que otro, o que sufra de mayor flacidez. Si está asimetría es muy evidente, resultará antiestética.

¿Cuál es la buena noticia? Que afortunadamente existen soluciones en medicina estética para corregir estas diferencias entre ambas mamas.

Como decíamos, tener un seno ligeramente diferente al otro en cuanto a tamaño es muy habitual. De hecho, es tan habitual que prácticamente la mayoría de las mujeres (más del 90%) presentan esta diferencia.

Recurrir a la cirugía es, por tanto, un caso excepcional, reservado para aquellas situaciones en las que dicha asimetría realmente afecta de forma negativa al aspecto general de los senos.
Existen varios tipos de asimetrías, siendo las más comunes las que afectan al tamaño de un pecho, que será superior al otro y las que tienen que ver con su firmeza o grado de elevación, encontrándonos casos en los que una mama está más elevada que la otra.

¿Por qué un seno es más grande que otro?

Durante la pubertad, es habitual que un seno se desarrolle antes que otro, lo que derivará posteriormente en un seno más grande que otro.
El tamaño del seno también está relacionado con la densidad mamaria, o lo que es lo mismo, el tejido que compone interiormente el pecho, lo que puede producir que uno se vea más voluminoso que otro.
La lactancia a su vez es otro factor que puede afectar a cómo se ve el seno, sobre todo si siempre damos el pecho con el mismo seno, lo que puede afectar en el aspecto de este.
Cualquiera de estos factores es muy habitual y no debe ser motivo de preocupación. Solo cuando se convierte en un problema estético debido a una diferencia notable de tamaño, podemos plantearnos, si así lo deseamos, una intervención quirúrgica.

¿Por qué un seno está más caído que otro?

Las diferencias durante el desarrollo/pubertad pueden afectar también, no solo al tamaño, si no a la firmeza de este. De esta forma puede haber una ptosis (caída) mamaria más pronunciada en uno frente al otro.
La lactancia a su vez, como en el caso de diferencias de volumen, también puede ser una causa.

¿Cuál es la solución para los senos irregulares?

Por suerte, la cirugía estética ya ofrece soluciones más que probadas para los casos de asimetría mamaria.

El tipo de técnica e intervención que se requiera dependerá del problema estético a tratar.

Soluciones para la hiperplasia (un pecho más grande que el otro)

En este caso, la solución pasa por, o bien implantar unas prótesis mamarias, siendo una más grande que la otra para compensar esta diferencia de tamaño, o bien, en otros casos, hacer una reducción de la mama de mayor volumen.

Tampoco podemos descartar el aumento de senos con grasa de la propia paciente, una intervención en auge que permite corregir pequeñas diferencias de tamaño entre los senos (de una talla máximo) a través de una intervención mucho más sencilla.

Los cirujanos especialistas en operaciones de seno, junto con la paciente, será quiénes determinen cuál es el tipo de intervención más adecuada para el caso concreto.

Soluciones para un seno más caído que otro

Cuando existe un problema de caída de senos, la intervención tendrá como objetivo compensar esta caída y elevarlo. Se trata de un tipo de operación diferente a la que se realiza en el caso de un seno más grande que otro.

La operación para resolver la caída de senos se denomina mastopexia. Esta intervención permite elevar los senos caídos. Hay que tener en cuenta eso sí, que para que sea la intervención más adecuada, el seno no debe ser ni muy gran ni demasiado pequeño. Solo de esta forma tendrá éxito.

Pero la mastopexia no solo puede encargarse de elevar la mama. Esta intervención puede aprovecharse para remodelar y aumentar (o disminuir el tamaño de esta) si así se requiere ya que la asimetría puede afectar a la vez tanto al tamaño como al grado de elevación del seno.

En resumen…

  • La asimetría de mamas es algo muy habitual en la gran mayoría de las mujeres. Solo cuando esta asimetría es muy evidente y supone un problema estético es cuando se plantea la cirugía estética.
  • Las causas de la asimetría mamaria pueden tener varios orígenes, durante la pubertad, embarazos, lactancia etc.
  • La asimetría puede estar relacionada con el tamaño o la forma de un seno con respecto a otro, o con su altura de uno respecto al otro. Por tanto, la técnica a utilizar para corregirla dependerá del caso particular de cada paciente.
  • Con la cirugía, el objetivo es mejorar estéticamente los senos y que estos queden lo más igualados posible, armonizando así su aspecto.
  • Solo cirujanos plásticos especializados en cirugía mamaria están capacitados para aplicar las mejores técnicas y garantizar los resultados deseados.

En nuestra clínica estética de Zaragoza estamos especializados en cirugía mamaria. En ella contamos con cirujanos expertos en este tipo de intervenciones que, junto con las técnicas más modernas, y mediante el uso de los mejores materiales y prótesis podrán conseguir mejorar considerablemente el aspecto final de las mamas.
No dudes en consultarnos más información.