Rinoplastia o rinomodelación

Uno de los rasgos más llamativos y en los que primero se fija la gran mayoría de la población, sin duda alguna, es la nariz. Nos aporta personalidad y es un carácter muy distintivo, y es que, no hay dos iguales.

Derivado de ello, cada vez es más común oír hablar que gente de nuestro alrededor se somete a arreglos, principalmente, estéticos para conseguir una nariz de ensueño.

Para ello existen dos tipos de correcciones de nariz: la rinomodelación y la rinoplastia. Cada una de ellas nos aporta unos beneficios dependiendo de cuáles son nuestras necesidades y qué es lo que realmente queremos corregir en nuestra nariz.

¿Qué es la rinomodelación?


La rinomodelación es un tratamiento no invasivo que tiene como objetivo remodelar y mejorar el perfil de la nariz sin necesidad de pasar por el quirófano. Se emplean rellenos faciales para obtener un aspecto natural y conseguir formar una armonía con el resto de la cara.

La técnica se realiza mediante microinyecciones de ácido hialurónico en el puente nasal y en la punta de la nariz.

¿Qué es la rinoplastia?


La rinoplastia es la operación quirúrgica de nariz destinada a la modelación de la forma de la nariz. Se puede realizar bien sea para hacer una mejora estética o para corregir problemas respiratorios.

Normalmente, se utiliza para solventar problemas estéticos de la nariz, tales como desviaciones, malformaciones congénitas o giba ósea.

Diferencias entre la rinomodelación y la rinoplastia


A continuación explicaremos las principales diferencias entre la rinomodelación y la rinoplastia:

  • La rinomodelación se trata de un proceso de estilización de la nariz que no incluye cirugía y no presenta complicaciones. Mientras que, la rinoplastia es una intervención quirúrgica en la cual se abre la nariz para quitar parte del hueso, reduciendo su tamaño o modificando las desviaciones septales.
  • El precio a pagar en la rinoplastia es mucho más elevado que en el tratamiento de la rinomodelación.
  • La duración de la intervención en la rinomodelación es de unos 20 minutos, siendo en la rinoplastia de entre 1 y 2 horas.
  • Los resultados de la rinomodelación son inmediatos y visibles desde el primer momento, con una duración de entre 9 y 12 meses. Sin embargo, en la rinoplastia los resultados empiezan a notarse a partir de la tercera semana, alcanzando los definitivos en torno a los 12 meses.
  • La rinomodelación no deja marcas ni hematomas y permite llevar una vida normal justo después de finalizar el tratamiento. Mientras que, tras la intervención quirúrgica de la rinoplastia se obtienen una serie de moratones, una pequeña cicatriz y se deben realizar una serie de cuidados para garantizar el éxito de la operación.



¿Rinomodelación o rinoplastia?


Está claro que ambas técnicas sirven para modificar el aspecto de la nariz, no obstante, muchas veces los pacientes no saben cuál de las dos es mejor para ellos. En Clínica San Clemente siempre recomendamos en primer lugar someterse a un estudio personalizado por un profesional, ya que, como hemos comentado anteriormente, la rinomodelación y la rinoplastia tienen beneficios y finalidades distintas.

En nuestra clínica de medicina estética en Zaragoza te ofrecemos una primera valoración gratuita para resolver todas las posibles dudas que tengas y comentar cuál es la que más se adapta a ti en función de tus necesidades. Solicítala online o consúltanos llamando al 976 089 589.