La reducción de pecho o de mama, es una técnica quirúrgica por la cual se extrae grasa, tejido mamario y piel para reducir el tamaño de los senos. Esta reducción también aporta firmeza y rigidez al pecho. Además, también se puede reducir o modificar el tamaño de las areolas y el pezón. Esta intervención quirúrgica también es conocida como mamoplastia.

¿Quién puede hacerse una reducción de pecho?

Este tipo de operación está dirigida a mujeres con mamas grandes que pueden contar con problemas debido al tamaño excesivo de su pecho. Por el exceso de peso, a veces se provocan problemas en la espalda o el cuello, sarpullido o problemas cutáneos bajo el pecho y problemas respiratorios.

Reducción de pecho

La finalidad de la mamoplastia es mitigar los problemas que puedan estar causando las mamas excesivamente grandes. Con la reducción se puede proporcionar a la paciente un tamaño más adecuado y proporcionado al resto de su cuerpo.

Las mamoplastias se realizan principalmente para solucionar los problemas de salud que puedan estar provocados por el tamaño excesivo de los pechos, no por motivos puramente estéticos, por ello ha de realizarse un estudio en una clínica estética por profesionales con experiencia.

Consulta para una reducción de pecho

En caso de pensar que pueda necesitarse una mamoplastia, se pasará una primera consulta con el cirujano donde se evaluara el tamaño de las mamas y el tamaño que puede ser finalmente adecuado.

Se realizará una exploración de las mamas y se realizarán las pruebas pertinentes, entre ellas, por ejemplo, una mamografía. Las reducciones de pecho han de ser previamente planificadas y llevar a cabo una evaluación previa.

La mamoplastia sólo está incluida en la seguridad social en caso de necesitarse por motivos meramente de salud, pero no es el único motivo por el que puede llevarse a cabo dicha operación.

Se ha de proporcionar al cirujano toda la información pertinente para que pueda realizarse una evaluación correcta y ajustada al caso.

¿Cómo puedo saber si necesito una reducción de pecho?

En muchos casos son las pacientes las que acuden al cirujano para pedir una consulta para realizar una mamoplastia porque no se sienten cómodas con el tamaño de su pecho, pero además de por este motivo, dicha intervención puede ser necesaria por motivos de salud.

Si se dan algunos de los siguientes síntomas, sería interesante acudir y pedir una cita para evaluar si el tamaño de los pechos es adecuado:

  • Dolores en el cuello, en los hombros o en la parte superior de la espalda.
  • Sarpullidos y erupciones cutáneas bajo las mamas.
  • Problemas causados por malas posturas debido al exceso de peso.
  • Estrías en los senos
  • Problemas respiratorios
  • Infecciones recurrentes
  • Quistes mamarios

Postoperatorio

En caso de realizarse una mamoplastia se habrán de tomar ciertas precauciones tras la cirugía como en todo tipo de intervención. Es una operación que no dificulta en exceso la vida de la paciente, tras 48 o 72 horas de la intervención podrá llevarse vida normal.

Reducción de pecho

Han de evitarse sufrir golpes o roces innecesarios en las zonas sensibles ya que, tras la operación, por estar especialmente sensibles, pueden ser muy dolorosos. A veces tras la operación puede perderse cierta sensibilidad en los pezones, pero esta sensación disminuye con el paso de los días.

Durante las primeras semanas deberán limitarse las actividades físicas para evitar accidentes. Será el cirujano el que evaluará la evolución en las semanas posteriores a la operación. Las cicatrices o marcas que puedan surgir por la propia operación mejorar su aspecto con el paso de las semanas.

¿Se pierde la capacidad de lactancia?

Son muchas las mujeres que ante una intervención de reducción de pecho se preguntan si van a mantener su capacidad de lactancia. La gran mayoría de las mujeres que se someten a una mamoplastia no pierden la sensibilidad ni la capacidad de lactancia, teniendo unas mamas totalmente normales tras el tiempo de recuperación pertinente.

Ante cualquier duda que pueda surgir antes de realizarse una mamoplastia o cualquier otro tipo de cirugía plástica, no dude en acudir a su clínica estética de confianza y consultar con profesionales.