Los mejores tratamientos para eliminar las arrugas
Es normal que, con el paso del tiempo, vayan apareciendo líneas de expresión o arrugas en nuestro rostro.

Esto se debe al envejecimiento de la piel, ya que las células se dividen de una forma más lenta; como consecuencia, disminuye la cantidad de colágeno y humedad, provocando las líneas de expresión.

Si te has sentido identificado/a mientras leías esto, ¡no te preocupes! Desde nuestra clínica estética de Zaragoza, vamos a contarte cómo poder eliminar las arrugas del rostro de forma eficaz.

¿Cómo se pueden eliminar las arrugas?


Existen diversos tratamientos faciales con los que es posible deshacernos de estas arrugas del rostro que tanto nos preocupan. Las más eficaces son:

  • Inyecciones de bótox o toxina botulínica: es uno de los tratamientos más utilizados en la medicina estética para eliminar las arrugas del rostro. Está pensando para todas las arrugas de expresión causadas por los músculos de la mímica en zonas como entrecejo, frente o cuerdas del cuello.

  • Peeling químico: se trata de un tratamiento estrella para eliminar las arrugas y para renovar la capa superficial de nuestra piel cuando esta está dañada. Existen distintos tipos de peelings químicos, y, la aplicación de estos, varían en función del estado en el que se encuentre nuestra piel.

  • Radiofrecuencia: es un tratamiento facial excepcional para conseguir un efecto lifting, gracias al tensado al que se somete la piel. A través de la radiofrecuencia se fomenta la producción de colágeno, el drenaje linfático y la circulación sanguínea de la piel y el tejido subcutáneo. Su efecto es similar al del bótox, sin embargo, este no requiere de ninguna intervención quirúrgica.



Consejos para eliminar las arrugas del rostro de manera natural


Para mantener la piel cuidada debemos ser constantes y conseguir mantener unas buenas pautas en nuestro día a día:

  • Protegerse del sol: los rayos del sol son perjudiciales para nuestra piel, aceleran el envejecimiento y fomentan a la aparición de manchas. La piel tiene memoria, por ello, es esencial que nos echemos protector solar durante todo el año y no solo cuando vayamos a la playa en verano.

  • Limpiarse la cara cada día: es fundamental que realicemos una limpieza facial por la mañana y otra por la noche. La rutina de mañana nos ayuda a eliminar el exceso de sebo e hidratarla, mientras que, la de la noche, nos ayuda a eliminar las impurezas y prepararla para los tratamientos de cuidado de la piel de noche.

  • Exfoliarse la piel: este simple acto hace que podamos eliminar con facilidad las células muertas que se encuentran en la capa superior de nuestro rostro. Si no exfoliamos nuestra piel, creamos una barrera que retrasa su regeneración y hace que tengamos un aspecto más apagado.

  • Hidratarse el rostro: para que nuestra apariencia sea fresca y jugosa, es importante que utilicemos una buena crema hidratante. Antes de aplicar cualquier crema, debemos saber qué tipo de piel tenemos y en consecuencia, cuál es la que más se adapta a nuestras necesidades.

  • Cuidar la alimentación: existen alimentos que nos ayudan a mejorar la apariencia de nuestra piel y a la reducción de arrugas. Algunos de estos son: el brócoli (ayuda a la producción de colágeno), las espinacas (fomentan la renovación de las células), el aceite de oliva (regula los compuestos antioxidantes), las nueces (estimulan la elastina) y el pescado azul (regula los niveles de sequedad de la piel). Y por supuesto la suficiente ingestión de agua, muy importante para mantener una hidratación correcta.


¿Cuándo debemos empezar a cuidarnos la piel para evitar tener arrugas?


Normalmente, se tiene la creencia que no es necesario cuidarse la piel hasta que nos hacemos mayores, no obstante, ¡esto es un gran error!

Es cierto que muchas veces no comenzamos a tener arrugas o líneas de expresión hasta que no tenemos más años, pero la aparición de estas puede surgir a cualquier edad.

Dependiendo del estado de nuestra piel y sus características deberemos aplicarnos unos u otros productos. El objetivo siempre será darle a nuestra piel los nutrientes y vitaminas que necesita en cada momento.

Como expertos, siempre recomendamos empezar a cuidarnos la piel a una edad temprana para así evitar todo lo posible el envejecimiento y deterioro de la piel. Por ello, es a partir de los 20 años cuando deberíamos comenzar a concienciarnos y usar cremas adecuadas.

Además, es conveniente que los combinemos con tratamientos específicos como los mencionados anteriormente y con las rutinas de limpieza que serán determinantes para el aspecto de nuestra piel con el paso del tiempo.

Si necesitas asesoramiento acerca de qué tratamiento es el que mejor se adapta a tu piel y sus necesidades, contacta con nuestra clínica estética y pide cita. Estudiaremos tu piel y te proporcionaremos un tratamiento totalmente personalizado pensado en combatir los signos de la edad; así como en recuperar la tersura, elasticidad y firmeza.