La flacidez es un problema que afecta a la gran mayoría de la población y se caracteriza principalmente por la pérdida de firmeza y elasticidad en la piel.

Su aparición está relacionada con el envejecimiento ya que, con el paso del tiempo, la producción de colágeno se ralentiza progresivamente y las fibras de elastina se debilitan.

La falta de elasticidad puede hacerse visible en todo el cuerpo, las partes donde más pueden observarse sus efectos son los brazos, el abdomen, la cara interna de muslos, las rodillas y los glúteos.

Aunque la flacidez afecta sobre todo a mujeres que sufren la menopausia, existen otros factores que influyen en su aparición temprana como, por ejemplo, tomar el sol de manera excesiva, fumar, comer alimentos grasos en exceso o la falta de ejercicio, entre otros.

La flacidez no es fácil de combatir, pero en la actualidad existen algunos tratamientos que ayudan a minimizarla.


Tratamientos para combatir la flacidez

Existe una gran variedad de técnicas para tensar la piel y combatir el problema de la flacidez. Como expertos en medicina estética, nuestra metodología siempre conlleva un estudio previo para asesorar a cada paciente acerca del tratamiento que mejor se adapte a sus necesidades. La flacidez se puede corregir mediante cirugía estética o mediante técnicas estéticas que no implican pasar por quirófano. A continuación, os desvelamos los tratamientos más revolucionarios y efectivos para combatir este problema de forma efectiva:

Tratamientos quirúrgicos para combatir la flacidez

Son tratamientos quirúrgicos cuyo objetivo es tensar la piel eliminando el exceso de la misma y el tejido celular subcutáneo. En función de la zona donde se realice podemos encontrar:

  • Abdominoplastia: En el abdomen.
  • Braquioplastia: En la cara interna de los brazos.
  • Lifting crural o musloplastia: En la cara interna de los muslos.
  • Lifting facial: En el rostro.

Tratamientos sin cirugía para combatir la flacidez

Son tratamientos no invasivos que, mediante diferentes estímulos, consiguen reducir la flacidez sin necesidad de que el paciente tenga que pasar por quirófano:

  • Radiofrecuencia: Fomenta la creación de elastina y colágeno, favoreciendo el drenaje y mejorando la circulación sanguínea.
  • Ácido hialurónico: Las inoculaciones de ácido en nuestra piel mejoran la firmeza y la hidratación de nuestro rostro, aportando un aspecto más terso y saludable.
  • Peeling químico: La combinación de diferentes tipos de ácidos mejora la luminosidad, el tono y la textura de la piel.
  • Toxina botulínica: Permite tensar los músculos del rostro y el cuello, reduciendo arrugas y por supuesto, la flacidez.
  • Mesoterapia: Gracias a las microinyecciones de aminoácidos, minerales, medicamentos y vitaminas se consigue eliminar la grasa localizada de forma natural, suavizar arrugas y regenerar la piel.
  • Bioestimulación con PRP: La infiltración del factor de crecimiento epidérmico fomenta la producción de colágeno y mejora la elasticidad.

Cómo reducir la flacidez de forma natural

Aunque eliminar por completo la flacidez es complicado, si mantenemos un estilo de vida saludable podremos reducirla casi por completo. A continuación, os recomendamos una serie de hábitos que debéis adoptar en vuestra rutina diaria si queréis combatir este problema estético:

  • Cuidar la alimentación: No abusar de comida alta en carbohidratos, grasas saturadas y azúcar, ya que estos afectan al correcto funcionamiento de nuestros órganos y nuestra piel.
  • Incluir antioxidantes y vitamina C en la dieta: Son una excelente fuente para luchar contra el envejecimiento prematuro y depurar el cuerpo.
  • Beber agua con frecuencia: El consumo de agua es fundamental para mantener hidratado el cuerpo y, como no, la piel.
  • No consumir de forma excesiva alcohol ni comida basura: Este tipo de alimentos y bebidas afecta negativamente a nuestra salud, haciendo que retengamos líquidos y aumente nuestro colesterol.
  • Protegerse del sol: Evitar una exposición constante ya que fomenta la pérdida de colágeno y, sobre todo, usar protector solar.
  • Hacer ejercicio a diario: Implementar pequeños ejercicios en el día a día para ir mejorando poco a poco nuestra forma física.
Si busca eliminar la flacidez de su vida, póngase en contacto con nuestra clínica estética en Zaragoza. Estudiaremos su caso con detenimiento, le ofreceremos un asesoramiento personalizado y le garantizaremos los mejores resultados.