La papada, o también conocida como doble mentón, es una acumulación de grasa o descolgamiento de la piel en la zona inferior de la barbilla y el cuello.
Existen muchas razones que pueden incentivar su aparición, aunque lo más frecuente es que ésta se presente en personas de edad avanzada debido al envejecimiento. Además, aunque no suponga un problema de salud, sí que supone un problema estético para muchas personas que la desarrollan, por lo que detectar sus causas es fundamental para reducirla. Entre los principales motivos que provocan el descolgamiento de piel o la papada destacan:

  • Factores genéticos
  • Llevar una mala alimentación o hábitos de vida poco saludables como el tabaquismo o la falta de ejercicio.
  • Sufrir problemas hormonales
  • Envejecimiento de la piel
  • Sufrir pérdidas de peso rápidas o sobrepeso
  • El exceso de exposición al sol

Cómo prevenir la papada

Aunque existen factores sobre los que no podemos intervenir, hay muchos otros hábitos que sí podemos cambiar para prevenir la aparición de la papada. A continuación, os desvelamos algunos de los mejores métodos:

  • Gimnasia facial: Conforme pasan los años, la piel pierde elasticidad y se vuelve mucho más fina. Sin embargo, realizando ejercicios de tonificación y estiramiento podemos prevenir en gran medida ese descolgamiento de piel tan característico.
  • Hidratación: Si nos aplicamos crema y serum en el rostro, ¿por qué nos olvidamos del cuello? Incluir la hidratación y la exfoliación del cuello en nuestra rutina diaria de belleza puede retrasar en gran medida la flacidez.
  • Evitar la exposición excesiva al sol: Los rayos UVA aceleran el proceso de envejecimiento, una de las principales causas de la aparición de la papada.
  • Llevar una dieta variada y equilibrada: Aunque muchas personas tienden a acumular la grasa en glúteos y caderas, hay otras que pueden acumularla en el cuello. Por ello, es fundamental llevar una buena alimentación, evitando grasas saturadas y potenciando la ingesta de verduras, frutas y proteínas, encargadas de dar firmeza a nuestros tejidos.


Llevar a cabo estos consejos puede ayudar en gran pedida a prevenir la papada o el descolgamiento de la piel del cuello. Pero, ¿qué ocurre si la papada aparece por factores genéticos? ¿Y si lo que sea desea no es prevenirla, sino eliminarla?

Tratamientos quirúrgicos para eliminar la papada

Aunque existen tratamientos no quirúrgicos que pueden ayudarnos a eliminar la papada, suelen requerir de numerosas sesiones para obtener los resultados deseados. Por ello, si la cantidad de grasa es considerable y se desea eliminar lo antes posible, una de las mejores opciones es el lifting.
El lifting de cuello es el tratamiento estético más demandado para eliminar la grasa, reducir la flacidez y las arrugas. Esta intervención quirúrgica se realiza de forma ambulatoria mediante anestesia local y tanto antes como después de la operación será fundamental que el paciente siga todas las pautas y recomendaciones del médico.

Tratamientos no quirúrgicos para eliminar la papada

Como hemos mencionado anteriormente, existen varios tratamientos no quirúrgicos que pueden ayudarnos a eliminar la papada o descolgamiento de piel. Sin embargo, no todos ellos ofrecen resultados inmediatos ni los mismos beneficios.

  • Mesoterapia facial: Mediante la inyección de aminoácidos, antioxidantes oligoelementos en la zona deseada, se reduce la grasa de forma natural, además de reactivar las células favoreciendo que la piel se regenere. Gracias a la mesoterapia se mejora notablemente el aspecto de la zona tratada, aunque harán falta hasta 3 sesiones para obtener los resultados deseados.
  • Radiofrecuencia: Gracias a la aplicación de ondas electromagnéticas de alta frecuencia, las capas de la piel se calientan favoreciendo la creación de colágeno, el drenaje linfático y mejorando la circulación. En este caso se necesitarán entre 4 y 10 sesiones para obtener los resultados deseados.
  • Hifu facial: De los tratamientos no quirúrgicos que se pueden realizar para eliminar la papada, el HIFU es con diferencia el más efectivo ya que los resultados se pueden apreciar desde la primera sesión. Mediante la aplicación de ultrasonidos focalizados de alta intensidad, las capas más profundas de la piel se calientan favoreciendo que la grasa se deshaga. Además, este tratamiento tiene muchos otros beneficios convirtiéndolo en uno de los mejores para prevenir el envejecimiento: mejora la luminosidad, la tonificación y la elasticidad.



Sea cual sea su causa, si finalmente se desea eliminar la papada en un centro estético o médico, lo más recomendable es solicitar una cita previa para que nuestros médicos realicen un estudio previo y puedan recomendarte el mejor tratamiento según tu caso. ¿Te gustaría eliminar la papada cuanto antes? ¡Contacta con nosotros y solicita tu primera consulta totalmente gratuita!